Top Ad unit 728 × 90

Hablamos con Raúl Querido.

Estrenamos el  2011 con nueva sección. El ¡Mini cuestionario-test-entrevista Musicólogas! Y empezamos el año con Raúl Querido que se ha sometido a nuestro cuestionario, test, entrevista o cómo lo queráis llamar.
Por cierto, hace poco ha sacado EP: "4 + 2 canciones para el Señor Pollo" que lo podéis descargar gratuitamente en bandcamp. Además el 6 de enero saldrá "Que seáis muy felices" primer LP de Raúl Querido en 2011.


Bueno, a lo que íbamos, os dejo aquí las respuestas del minicuestionario.

Musicólogas: Lo más raro que te pasó en un concierto...
Raúl Querido: Los directos siempre son un poco raros, porque pasan volando. Lo más curioso viene luego, cuando lees por ahí que has dicho o hecho cosas que no dijiste o, en un caso concreto, que salí a cantar en chandal. No fue así, pero me parece una buena idea para futuros conciertos.

De pequeño escuchabas...
Cosas raras que ponían mis padres. De muy pequeño, de lo que tengo un recuerdo más nítido es de la música espacial de Tomita, Vangelis y, sobre todo, de Jauma Sisa. Un adelantado a su tiempo y alguien que me ha dejado mucha huella, tanto por el gusto por el folk dislocado y la canción popular, como por seguir escuchando música en català.

Todo aquello me preparó para que Franco Battiato, Antonio Variaçoes, Tom Waits, Cluster o Neu! hayan sido de mis artistas favoritos.

¿Beatles o Rolling?
De los Beatles, admiro su intuición pop y lo mucho y bien que experimentaron con la producción de sus propios temas en una época en que apenas a ningún músico se le permitía hacerlo. Y George Harrison, de todo punto maravilloso.
De los Rolling, me quedo con su capacidad para vampirizar sus referentes blueseros y para sacarse de la manga un montón de riffs irresistibles.

De todos modos, ni unos ni otros son de mis grupos favoritos.
De los grande totems, me quedo con Bowie.



¿Sexo, drogas o rock and roll?
¿Es uno a elegir entre tres así sin más matices? Pues sexo, sin duda.

Tu ultimo descubrimiento musical…
Éste año escuché por primera vez a Piyama Party, un proyecto mexicano que me tiene sorbido el seso. ¡Escuchadlo todos! ¡Es genial!



Si no hubieras sido músico, habrías sido...
Bueno, suponiendo que yo sea músico, además de eso soy oficinista, porque hay que ganarse la vida. Si os referís a si me hubiese dado por otra forma de arte o entretenimiento, sí. De hecho siempre he andando enredando con libros, relatos, poemas. O pintarrajeando monigotes.

Una vergüenza musical que haya en tu iPod...
Nada de lo que escucho me da vergüenza. Lo del "placer culpable" debería desterrarse de nuestras vidas: con la cantidad de cosas lamentables que hay que hacer, a la fuerza y que, además, no dan placer ninguno... ¡como para andar sintiéndose mal por disfrutar bailoteando a Sonia y Selena!

El grupo que más ilusión te hizo telonear...
Hasta el momento, he tenido la inmensa suerte de haber teloneado sólo a grupos de los que soy fan. Espero que siga siendo así.

Sin cruzar los mares, la lista de grupos y solistas con los que me haría una ilusión bárbara compartir cartel alguna vez ya es larga: Roldán, Comando Suzie, Diploide, Carrero Bianco, Ok La Ho Ma, Violeta Gómez, Chico y Chica, Hidrogenesse, Joe Crepúsculo, Montañas, Thelemáticos, Emilio José... ¡las Biscuits Salés!

Recomendarías a...
Antes de que acabe enero, que todo el mundo escuche sin parar a Roldán, La Estrella de David, Casiotone for the Painfully Alone y The Microphones/Mount Eerie... todo música para calentarse el corazón en invierno. Y al mexicano María y José, para bailar sin parar.

La canción que te habría encantado componer...
'El árbol', de Hidrogenesse, porque me encantaría poder decir cosas tan hondas con tanta sencillez, serenidad e ingenio. Y 'San José de Cupertino', de Algora, porque para hacer una canción así hay que ser sensible, sabio, sincero y soñador, y no tener miedo de que te apedreen por mostrar ninguna de esas virtudes.

¿Hate o Love of Lesbian?
Hate, el rapero, rotundamente. Mi favorito de los Violadores del Verso. Un tipo arollador y con un flow inigualable. Love of Lesbian es un grupo que cada vez me hace menos gracia.

¿Amaia Montero o un florero?
En general, depende del florero. Los hay muy feos y aparatosos. También depende de si es pagando o se trata de un regalo: hay floreros más caros que una entrada para ver a Amaia. En todo caso, si hay riesgo alguno de que se ponga a cantar cualquiera de los dos, entonces la elección está clara: ¡el florero es lo que quiero!

                                                   

¿Qué década serías? ¿Por qué?
No soy nostálgico, ni me identifico con ninguna década en concreto. Me costaría quedarme incluso con un momento concreto en la historia de la música y en la mía persona. Si tuviese que coger diez años de música, serían seguramente los diez últimos, porque son en los que me he ido definiendo en mis gustos e intereses y es cuando he sido más conscientemente feliz. Además, en los dosmiles ha habido grandes, grandísimos discos. Y grandes reediciones también, jejé.

¿A cuántos conciertos has asistido aproximadamente?
No tengo ni idea. A tantos como el dinero, el tiempo, las obligaciones y las energías me lo han permitido. ¡No son pocos los condicionantes! Ahora que, previsiblemente, no habrá humo en las salas, seguro que me animaré a ir a más y más.

Eso sí, a los conciertos grandes ya me cuesta mucho animarme, no digamos a los festivales. Como público es un mareo y una ristra de caras incomodidades. Además, lo más chulo para mi, es ver a los grupos cuando están creciendo. Y eso pasa sobre todo en las salas pequeñas. Lástima que, en España, muchas de ellas suenen tan... de cualquier manera.

¿A cuál te hizo más ilusión ir?
Me gustó mucho viajar a Sevilla para ver a La Estrella de David en vivo. También poder ver por fin a Television Personalities, en el FIB hace unos años en lo que, para mi, fue uno de los mejores conciertos de mi vida. Y siempre me acuerdo del que dieron Astrud en el segundo Summercase, con la gira de 'Tú no existes': casi todo el mundo se había ido a ver a Arcade Fire y, para los pocos que nos quedamos, Manolo, Genis y compañía dieron un recital perfecto. Recuerdo bailar pegando botes y llorando de felicidad cuando enlazaron 'Minusvalía' y 'Bailando'.

Y -perdonad que me alargue- en relativo a conciertos, lo que probablemente más ilusión me haya hecho nunca fue cuando viajamos mi novia y yo a Brighton para ver a Daniel Johnston. Fue un concierto tierno, maravilloso y verdaderamente alegre. Con todo lo que ha pasado y la cantidad de cargas que arrastra, en el escenario brillaban sobre todo tres cosas: la enorme generosidad de los musicazos que le acompañaron -entre otros, The Wave Picture haciendo de impecable banda, enteramente a su servicio-; lo extraordinarias, por tiernas y emocionantes, y también por inmediatas, que son todas las canciones de Daniel; y que él, por fin, se sabe a su manera una de las grandes estrellas del pop-rock, que es lo que siempre ha querido llegar a ser y que nadie puede merecerlo más que él lo merece.

¿Vinilo Valencia o Vinila von Bismark?
¡Está claro! Vinila es un tostón insulso como hay pocos. De hecho, tras el resultar machacado por su single "rockabilly", le hice una canción, al estilo de las de Christina y Amaia. Pero no quería saturar a mis sufridos oyentes con sátiras oxigenadas, así que ya la sacaré cuando sea el momento.

Y sobre Vinilo Valencia, pues por lo que yo sé, merece muy mucho la pena. Ahora toca aniversario con un concierto de, nada menos, el Crepus, teloneado por Amatria y Gilbertástico. ¿Se puede pedir más?



¡Infinitas GRACIAS a Raúl por responder a las preguntas!
Hablamos con Raúl Querido. Reviewed by Sandra Marín on 21:37:00 Rating: 5

1 comentario:

  1. Es buena idea, lo de las preguntas.
    Ha estado bastante bien =)

    ResponderEliminar

All Rights Reserved by Musicólogas © 2014 - 2015

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.