Top Ad unit 728 × 90

Crónica Sansan Festival: JUEVES

Nunca habíamos estado en el festival gandiense y nuestra expectación era grande. Era la segunda edición del evento y todas las miradas estaban puestas en el Sansan para ver si en esta ocasión se solventaban los pequeños problemas técnicos que cerraron la edición anterior con un sabor de boca agridulce. Para tranquilizaros, ya os avanzamos que la organización del Sansan supo estar a la altura de lo que se esperaba de ellos y dirigieron un festival que viene pisando fuerte, con visos de quedarse. Haciendo balance, fueron cuatro días estupendos, con un cartel que combina lo mejor del indie nacional ya consagrado (Izal, Supersubmarina, La Habitación Roja…) con pequeños grupos que se están haciendo hueco poco a poco (Ghost Transmission, Neuman, Rubick…). Además, el Sansan guardaba un espacio para música de mestizaje durante el domingo, con grupos como El Puchero del Hortelano o La Pegatina.

Los conciertos comenzaron el jueves, día 2 de abril. Belako fueron los encargados de abrir la jornada festivalera, en el escenario Desperados, mientras que Aqueelion y Correos hacían lo propio en el Master’s. A las 19:30 salieron al escenario Nancys Rubias, el esperpéntico grupo de Mario Vaquerizo. Que sus “directos” son puro playback no es nada nuevo, pero su público se lo perdona, y digno de ver es el espectáculo que montan Nancy Anoréxica, Nancy Travesti, Nancy O y Nancy Reagan. Hicieron un show bailable y pusieron el punto divertido al inicio del festival.

Un poco desconcertante para los asistentes fue que después de semejante derroche de energía fuera el asturiano Nacho Vegas quien tomara el relevo. Tocaba ahora pararse a escuchar y disfrutar de la genialidad del cantante, que actuó acompañado por una magnífica banda con músicos de renombre, como Abraham Boba o Edu Baos, que hicieron que su música sonara soberbia y consiguieron emocionar al público. Nacho Vegas abrió su concierto con Nuevos Planes, Idénticas Estrategias, a la que siguieron temas de su discografía, especialmente de su último álbum, Resituación, como por ejemplo Ciudad Vampira, Adolfo Suicide o Polvorado. Cerrando su concierto con La gran broma final, canción supuestamente dedicada a Christina Rosenvinge tras su ruptura.

Más tarde fue el turno de Sidonie, que continúan con la gira de presentación de su séptimo disco, Sierra y Canadá. Sidonie siempre saben hacérnoslo pasar bien. Los que los seguimos desde hace tiempo sabemos que sus conciertos son una muestra de que la experiencia influye en la conexión con el público, que en este caso es palpable. Los catalanes cantaron temas de toda su carrera, y no faltó ningún éxito. La gente coreó entusiasmada canciones como Por Ti, El Incendio, Nuestro Baile del Viernes, o las de su último disco, Estáis Aquí, Un Día de Mierda o Sierra y Canadá (Historia de Amor Asincrónico). En definitiva, fue un directo entretenido en el que pudimos disfrutar de la calidad de estos músicos catalanes y entrar un poco en su mundo de elegancia y psicodelia pop.

sansansidonielaura

Posteriormente llegaba el plato fuerte del día (y casi también del festival). Mucha gente venía tan solo para verlos a ellos, a Izal, la banda de Madrid que no hace más que cosechar éxitos con cada disco que publican. A pesar de llevar como grupo desde 2010 (bastante menos que otras muchas bandas del cartel), poco les queda por demostrar y el sold-out de sus conciertos ya es una garantía más que segura de que son grandes en directo. Este espectáculo fue uno de los últimos de su gira Despedida. El público tuvo ocasión de emocionarse con temas como Qué Bien o Agujeros de Gusano, y la euforia se desató con Hambre y Prueba y Error, todas ellas de sus dos discos Magia & Efectos Especiales (2012) y Agujeros de Gusano (2013).

izalmodified

Mientras ocurría esto en el escenario principal, el Master’s (el escenario de la piscina) presentaba propuestas igualmente apetecibles. A las 20 horas hicieron acto de presencia Delacruz, el proyecto musical de los sevillanos Miguel Rivera y Cesar Díaz, ambos antiguos miembros de Maga. Después de tantos años tocando juntos han desarrollado una química que el público sabe apreciar. También de Sevilla es la siguiente banda que pisó el escenario Master’s, Full, y más tarde fue el turno de Jack Knife, a las 00. Ya era la segunda vez de los madrileños en el Sansan, y se han convertido en unos de los grupos imprescindibles del festival. En esta ocasión presentaban su segundo EP, Need to Breed.

Para concluir la primera jornada del Sansan aún se pudo disfrutar del folk de Smile, el rock alternativo de Rufus T. Firefly, y cómo no, el potente directo de Dinero, que pusieron broche de oro al primer día de un festival que comenzó con muy buen pie.

Fotos gracias a Gramolona (https://www.flickr.com/photos/gramolona )
Crónica Sansan Festival: JUEVES Reviewed by Sandra Marín on 20:43:00 Rating: 5

No hay comentarios:

All Rights Reserved by Musicólogas © 2014 - 2015

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Con la tecnología de Blogger.